El smartgate sin fricción de Morrisons reduce los costes operativos

Morrisons pidió a ITAB que le ayudara a cerrar sus zonas de autopago para protegerlas de las pérdidas, al tiempo que se aseguraba de que los consumidores normales no experimentaran fricciones en su recorrido. Tras un profundo análisis de las transacciones, ITAB estableció una solución limpia y discreta con el Smartgate sin fricciones. Los consumidores genuinos no tienen que hacer ningún paso o validación adicional y los costes operativos se reducen, ya que se necesitan menos colegas para controlar el cumplimiento de los consumidores.